logoiconosobre mapadelsitio

Conectados

Hay 29 invitados y ningún miembro en línea

Noticias

tdah

El TDAH, trastorno con déficit de atención e impulsividad se caracteriza por una triada de síntomas: impulsividad, hiperactividad, y déficit de atención,que varían de una persona a otra y en intensidad en una misma persona.

Cada uno de los tres síntomas tiene sus consecuencias y es importante desarrollar estrategias que permitan el control de estos síntomas y la disminución de sus consecuencias. La impulsividad, en concreto, va a repercutir en el quehacer diario del niño, en su toma de decisiones (las cuales no reflexionan) y en sus relaciones sociales (la impulsividad no es bien aceptada siempre).

Niño regañado mal comportamiento

Nuestros hijos son seres humanos inmensamente receptivos frente a nuestros actos y nuestras palabras, así como una palabra de aliento puede hacerlos sentir los niños más felices del mundo, una palabra hiriente puede destrozarles el mundo entero.

Cuando los gritamos porque hacen algo mal podemos decirles cosas realmente feas, cosas que muy seguramente no sean ciertas que por el enojo del momento se las decimos y eso puede llegarles de verdad al corazón y hacerle un daño que seguramente después querrás revertir pero será muy difícil.

postdiscalculia

La discalculia es un trastorno del aprendizaje que se manifiesta con una baja capacidad para entender los números, para el cálculo mental y para el procesamiento matemático. "Es como una dislexia de los números", ejemplifica Josep Maria Serra Grabulosa, neuropsicólogo especializado en el diagnóstico y tratamiento de la discalculia y director de la investigación de la UB.

niñospatiodibujo

Es una práctica habitual en algunos colegios que a los niños se les deje sin recreo o con menos tiempo de recreo. Por no portarse bien. Por no haber terminado los deberes. O porque al profesor no le ha dado tiempo de terminar las explicaciones de la clase.

can stock photo csp5887639

Una de las lecciones más importantes que deben aprender en esta vida nuestros hijos es a perder y a ganar. A perder, por muchos motivos, no solo por respeto a si mismos o a los demás. Deben aprender a escuchar, a ceder, a comunicarse y argumentar, a automotivarse y motivar. Desarrollan habilidades cognitivas, conceptos éticos y valores morales. Y lo más importante, les entrena en la definición de objetivos y metas y en el establecimientos de medios para conseguirlos. ¡Perder debe tener un sentido y un aprendizaje!